Creemos

Creemos que hay un reverso.
Que una mejor forma de comunicarnos es posible.
Creemos en la capacidad de las personas de afectarnos unas a otras.
En la creación de las personas. En que la creación de un ser humano puede incidir en otro, puede cambiarlo. Puede hacerlo más grande.
Creemos en un periodismo que nos interpele.

Una idea nos trajo hasta acá: podemos ser más que esto que la sociedad intenta que seamos. Podemos ser más que compradores, más que seguidores, más que clientes. Podemos sentir de otra manera.
El periodismo puede ser un arma de liberación. Es la curiosidad por el otro lo que nos lleva a conversar. Creemos que es bueno mostrar las vidas de las personas. Entre todos nos vamos a dar la energía que cada uno necesite. Quizás parezca que somos pocos, pero solamente necesitamos estar juntos.

Creemos con toda la fuerza de nuestro ser en la inteligencia del ser humano, y en que el entendimiento es lo que nos libera.

¿Y si todo lo que construimos está mal? ¿Y si todo lo que pensamos que nos hacía libres nos mantiene presos? ¿Y si las ideas que construimos de familia, de amor, de amistad, de trabajo, nos dañan? Podemos sentarnos a preguntarnos, con calma, sobre esta posibilidad. Creemos que necesitamos desaprendrer todo lo que aprendimos, que la única construcción posible es la deconstrucción de este edificio.

Creemos en toda idea que permita ser cuestionada.

Ésta es nuestra fe. Hay un reverso en nuestra existencia. Podemos accionar con bondad sobre los demás.
Esto es lo mejor que tenemos para darles. Hablar entre nosotros nos salva. Escucharnos, leernos. Abrirnos al otro nos sana. Esperamos que en el diálogo con nuestros contenidos ustedes aprendan tanto como nosotros.

Nos dicen que leemos cada vez menos. Que todo debe ser corto. Nos dicen, sencillamente, que somos estúpidos.
No lo creemos.
Creemos en la inteligencia de las personas, en la búsqueda incansable que lleva adelante todo espíritu inteligente.
Y en que todavía podemos leer.

En eso creemos.