¿Dónde estoy parado?: Brunancio III

Por Leandro Moscardó.
Fotos por Teresa Mir.


LM: -Me sorprendió que cuando te hicieron una entrevista en Clarín, publicaron una foto donde sale tu cara.

B: -No elegí mostrarme. Me quedé muy caliente con esa nota.

3 - Brunancio-IMG_0764_editedLM: -Titularon algo como "Brunancio muestra la cara".

B: -Sí, fue cualquiera. Cuando estaba por salir el pibe que me hizo la entrevista me dice: "Che, lo quise parar el editor, pero quiere poner tu nombre y tu foto". Y le digo: "No. ¿Por qué? Si yo ahí en la misma nota te estoy diciendo que no me gusta mostrar mi cara ni tampoco mi nombre, ¿por qué lo van hacer contra mi voluntad?". El pibe me pidió disculpas, pero me dijo que los editores son así, que él había hecho todo lo posible para que no ponga mi nombre, pero el tipo hizo la que quiso.
Y cuando me sacaron la foto, tampoco fue que me avisaron. Fue así: nos íbamos a juntar en un bar de la esquina, a la vuelta de casa. Y cuestión que me toca el timbre el chabón y aparece con el fotógrafo. Yo salía de bañarme, entonces los hice pasar para que me aguanten a que me cambie. Y en esa que estoy sentado en mi cama hablando con el periodista, viene el fotógrafo y chanta esa foto. Y le digo: "Che, todo bien, pero no quiero fotos mías". Después hicimos una sesión de fotos, yo hice una cara en una hoja y me la puse, hicimos un montón de fotos re lindas. Luego el fotógrafo se fue y nos fuimos con el periodista a la esquina e hicimos la entrevista. Esa es la historia de la foto. Salió en contra de mi voluntad. Y encima titularon: "Brunancio muestra por primera vez su cara", cuando en la misma nota dice que me gusta el anonimato. No lo podía creer. Aparte tampoco ni que yo fuese Banksy, boludo, no es que me quería conocer todo el mundo. Es la nota que odio, la que no hubiese dado nunca en mi vida.

LM: -¿Cuál creés que es el papel de tu obra dentro del circuito de ilustración y de la discusión que se da en ese espacio?

B: -Creo que soy como el nexo entre lo que está bien y lo que es políticamente incorrecto. Estar entre esas dos posiciones hace que pueda unir algunos universos diferentes. ¿A dónde viste a la Mona hecho pop art y que le guste tanto a la gente humilde como a los chetos? Saco algo de un lugar y lo pongo en un contexto diferente. Eso es lo que me gusta hacer, pero con delicadeza, no ser tan brusco. Y eso es lo que la gente ve en lo que hago: lo popular. Trato de buscarle la vuelta a lo popular. Y hablar, escribir o dibujar, como hablamos en el día a día, sin tanta careteada.
Ahora también tengo ganas de tirarme para el lado del fanzine e ir más allá del humor, más hacia mi partes más oscuras. Quiero que se vea que puedo hacer más que un dibujito que te cause gracia, que también hay otras cosas adentro mío.

21819868_167689143782311_7185518288078635008_nLM: -En ese juego entre posiciones que contás, en ocasiones mirás el precipicio. Cacho Castaña o La Mona son figuras con mucho arrastre popular, pero que hoy son discutidas.

B: -Bueno, con Pocho la Pantera también me pasó. Ahora está todo muy caldeado. Hay una corrección política que últimamente no te deja hacer nada con nada. Por eso estoy pensando en pegar un volantazo. Desde ciertos sectores se está todo el tiempo con la mira puesta en cualquier error que puedas cometer, para hacerte un quilombo. Ponele, ahora estoy haciendo una ilustración para la revista Watt. Yo laburo para la parte de sexo y este trabajo es para una entrevista a María Riot. El título va a ser: "Soy muy puta y no trabajo para vos". Me puse a ver muchas imágenes de ella y no quería dibujar su cara. Anoche no dormí por este tema, me quedé dando vueltas viendo qué imagen agarrar para que ella no sienta que la estoy encasillando o que la estoy bardeando. Y últimamente eso me pasa con muchas cosas: con el color que uso, si a la nena le pongo rosa, si le pongo pollera es por qué le pongo pollera, y si la tira está dicha por un varón no va a tener la misma llegada que si la dice una chica. Por eso quiero pegar un volantazo y pasarme al tatuaje, salirme un poco de esta discusión.
Yo también he sido machista y homofóbico de pendejo, porque me críe en un ambiente así, pero después fui creciendo y sacándome esa mierda. Mirá, las fórmulas para ser viral son muy fáciles y no me gusta agarrarme de eso. Por eso no estoy todo el tiempo haciendo dibujos de Ni Una Menos, ni avalando a los K, ni a Macri. Porque no me interesa engancharme al colectivo de giles que banderean solamente para figurar. Por supuesto que apoyo la lucha de las mujeres, pero no desde ese lugar. Hoy son movidas que muchos la usan para bien y otros para ganar likes nada más.

LM: -Tu primera ilustración sobre el tema es de 2014, cuando dibujaste a Malena Pichot, ¿no?

B: -Sí, y después la repetí en 2015 y en 2016. Ya este año no. En aquel momento había que poner todo y sí me pareció copado apoyar desde mi trabajo. Pero después vi que se vino una banda de imbéciles a subirse al bondi. Me acuerdo de uno que dedicó toda una semana a hacer tiras de Ni Una Menos, y cuando le vas a ver las dos o tres anteriores a esa semana, el laburo es machismo puro. Ahí te das cuenta que es un salame que se sube al bondi para rastrear un par de likes. Esas cosas me generan mucho asco y odio. No sé, hay un atentado en París y salen a ponerse la lagrimita o la bandera. Cuando pasan esas cosas, si llego a dibujar algo, lo único que me sale hacer es en repudio a los que hacen esas estupideces.

2- Brunancio-IMG_0812 (1)_editedLM: -Ahora bien, si esta corrección política es el precio a pagar para que como sociedad tratemos mejor a las mujeres, a los homosexuales y haya más espacio para la diversidad, a mí me parece un precio barato de pagar. ¿A vos qué te parece?

B: -Está bien, pero desde mi lugar, te juro que el espacio se cierra un montón, y llego a estar dos horas pensando si la nenita tiene pollera o no, y si eso le va a molestar a alguien. O si le pongo rosa a la nena o no. Eso me limita, y tampoco quiero caer y empezar a hacer chistes feministas y agarrarme del feminismo, porque no lo veo de esa forma. Esto del pibe sentimental que se prende a todas para estar en el hype me tiene las bolas secas. La lucha la hago de otro lado, no mostrando.

LM: -¿Desde qué lado?

B: -Desde cuando voy a la Jolie [fiesta de mucha concurrencia LGTB en la ciudad de Buenos Aires] y apoyo ahí. Por ahí me dicen: "Necesitamos que venga gente, ¿te prendés?" y lo hago con alguna movida. Hace un tiempo me dijeron: "Queremos darle un poco de color al lugar. ¿No te pintás algo?". "Bueno, dale", voy, pinto y no cobro un mango. Ésa es mi forma de apoyar a las pibas que abrieron un espacio y le dedican todo.
Pero para muchos la cosa pasa por otro lado, por indignarse ante cualquier cosa. Hoy la indignación es el paco de las redes. Todo indigna. Vienen a una página de humor a hacer un debate sobre qué es lo que está bien y qué es lo que no. Flaco relajá, este es un lugar para que vengas a reírte.

LM: -¿Pensás en el lugar que ocupás dentro del humor gráfico argentino?

B: -Siento que todavía no se me valora en los ambientes especializados. Yo sé que el apoyo de la gente está siempre y que es infinito. Pero los eventos de cómics no me consideran, porque no consideran que lo mío sea cómic. Vas a un lugar de arte y no consideran que lo mío sea arte. Vas a un lugar de dibujo y no consideran que lo mío sea dibujo. ¿Entendés? Loco, ¿qué hay que hacer para que te tengan en cuenta? ¿Palitos?¿Tengo que hablar de feminismo?¿Tengo que salir a hablar del amor? En el circuito todavía no se me terminó de tomar en serio. De hecho ahora voy a Comicópolis, pero porque me anoté y no porque me dijeron: "Che, está bueno lo que hacés. Qué bueno que vivas de lo que hacés". A todos los eventos a los que he ido me he anotado solo, y porque necesitaba guita.

LM: -¿Cómo es la relación que tenés con los otros dibujantes?

B: -Casi nula, con muy pocos me llevo. Soy bastante autista, como te dije. Con muy poca gente tengo contacto. Por ahí voy a reuniones y todas esas cosas, pero soy bastante solitario, más de moverme y cortarme por mi lado. No sé, creo que es algo que me quedó del proceso que tuve que hacer para salir de abajo, que fue como curtirme solo. No disfruté las veces que trabajé con otros, así que terminé volviendo a lo mismo, a moverme para cualquier lado, pero solo.

LM: -¿Hay algunos con los que te llevés mejor o que los tengás cerca a pesar de no trabajar juntos?

B: -Sí, pero de a momentos. No es que llega el domingo y vamos a juntarnos. No soy de levantar el teléfono y decir: "Che, ¿nos juntamos". No sé, es algo que tengo que trabajar. Creo que después de que me defraudaron tantas personas me quedé con ese miedo a socializar, porque estoy todo el tiempo pendiente de cuándo me van a cagar. Me generé un muro, y ahora si no me llaman o me invitan para algo, no voy. ¡Me parece que ahí hay un temita para tocar con el psicólogo!

IMG_0744_editedLM: -Hablando de temitas con el psicólogo, ¿por qué el anonimato?

B: -Me gusta salir tranquilo a la calle y además no me gusta banderear con lo que hago, andar en pose de: "Yo soy el que hago esto. Sacame una foto así acá, sacame una foto allá". Como te digo, soy bastante para adentro. Si me expreso, lo hago en los dibujos. A veces la gente flashea con: "¡Uy, este chabón! Debe ser pum para arriba, un cago de risa", y no es tan así. Creo que muchos de los dibujantes somos así, muy para adentro. Nos aferramos al dibujo porque necesitamos un escape. A mí me pasó que, mientras más mal estaba, las cosas que hacía eran muchísimo más coloridas. Entonces la gente pensaba que yo estaba en un estado re arriba, y todo lo contrario, estaba recontra para abajo. Pero esa es mi forma de contrarrestar lo que me pasa.
Con las fotos, también pasa me incomoda. No me podés sacar una foto bien porque siempre te voy a hacer una cara, y es por eso, porque me pone incómodo. La otra vez me dibujó Maxi Bagnasco, y mientras me dibujaba me decía: "Noto que te pone incómodo que te miren fijo". Y sí, me sacó la ficha, es eso. Cuando me quieren sacar una foto no sé para dónde mirar.
Cuando en algún evento se me acerca gente a hablar, y yo te charlo y todo, pero sigo siendo un poco tímido. Me acostumbré tanto a los palos en la rueda que cuando me vienen a bardear sí sé cómo defenderme, pero cuando vienen con un halago, no sé cómo reaccionar, más allá de devolver un gracias. Tengo un tema ahí con el ego que creo que tengo que trabajar. Me cagaron tanto a palos que siento que no me merezco ser feliz con lo que hago, porque tiene la apariencia de ser algo tan fácil de hacer que por ahí siento que no me merezco el logro.

LM: -Es paradójico, porque lo que caracteriza al proceso que te trajo hasta acá es todo lo contrario, es la dificultad.

B: -Sí, es algo para años de terapia. Pero no di con la psicóloga correcta. Hay un tema con eso, no sé bien qué pero hay algo con la culpa y con el no merecer lo que logré. Y eso me lleva también en parte a no mostrarme y a no sentirme merecedor de lo que está pasando.

LM: -En cierto punto tu trabajo discute con determinados mandatos y con la corrección política. ¿Contra qué pelea Brunancio?

B: -Lo principal es contra mí mismo. Es una lucha interna que tengo constantemente, de estar cambiando de faceta porque me aburro. Si no, siento que se gasta, y cuando eso pasa, lo hacés sin ganas y te vas a lo seguro, y ya no tenés expectativas sobre vos mismo. Entonces me estoy poniendo a prueba constantemente. Mi primer barrera a pasar soy yo mismo, y si logro eso, superarme a mí como barrera, es como que el resto va a estar mejor.

Brunancio 3LM: -¿Y hacía afuera, a nivel social?

B: -Me cago un poco de risa de cómo es la gente, porque todo es muy bizarro. Trato de dar un pantallazo de lo que veo, pero intentando no ser tan agresivo, ponerle una pizca de humor. ¿Cómo nos vamos a pique como sociedad? ¡Con las empanadas en frasco! Y ahora se vienen los vasos lamparita. Sí, ¡la nueva tendencia!
Trato de tomar todo con humor. Todo, hasta a la muerte de mi viejo.

LM: -¿Por qué?

B: -Porque para depresivo ya está el hoy. Entonces, ¿para qué hacer algo que está al alcance de tu mano? ¿Por qué no darle una vuelta? Siempre a todo lo que hago trato de darle una vuelta. Y si es gracioso, vamos a darle una vuelta más.

LM: -¿Cuál creés que es la función del humor?

B: -Sacarte de un lugar. No te voy a dar una definición filosófica, pero para mí el humor sirvió como manera de afrontar ciertas situaciones en las que no encontraba otra salida que cagarme de risa, porque era eso o colgarme.

LM: -Por lo que me dijiste has tenido pareja, ¿creés en la pareja en el formato tradicional, en la monogamia?

B: -No creo para nada en la monogamia. Creo que no existe. Si encontrás a una persona a quien le aclares de entrada cómo es la mano y se pueden hacer las cosas en conjunto, todo más que bien. Pero la monogamia no existe para mí. Porque si estás en pareja y en algún momento te pasa algo en la cabeza con otra persona, no por eso dejás de sentir lo que sea que sientas por la persona con la que estás. Siento que hay varias formas de amor y no necesariamente tiene que ser una y para toda la vida con una sola persona.
Ahora hay toda una movida que está aflojando un poco con esto de la monogamia. Y es que es algo que no existió ni siquiera en la época de nuestros viejos. De hecho está comprobado científicamente que estar en pareja y a su vez tener algún filito con otra persona reactiva la actividad sexual con la persona con la que estás. Porque es todo un tema del ego, como que te sentís que estás otra vez en carrera, y eso te retroalimenta y te dan ganas de estar con la persona con la que estás. ¿Y qué mejor que poder estar con otra persona, y compartir eso con la persona con la que estás? Quizás hoy es muy complejo, pero lo siento así. Si encontrás la persona que te banque en esa, ya está, quedate ahí. Eso de hacer la típica de los '90, la olmedeada con que nos criaron, ya fue, eso es retroceder.

 

IMG_0743_edited

 

LM: -Finalmente lograste vivir de esto que te apasiona. Y si bien seguís buscando la estabilidad económica, de una u otra forma tu laburo sigue creciendo y lográs llegar a fin de mes. ¿Qué es lo mejor de todo esto?

B: -Todavía no asimilo lo que pasa. Es raro lo que se genera, porque la gente va a un evento en donde estoy y no sabe quién soy, y los pocos que se animan a hablar, hablan poco y nada. Una de las cosas por la que no me gusta mostrar mucho la cara es porque me gusta estar en modo fantasma cuando ven mis cosas. Ver las reacciones de cada uno es muy gratificante, como: "Mirá por la pavada que se ríen, yo pensé que no iba a generar tanto". Son mimos al alma que me dan, ninguna guita del mundo te paga eso. Por ahí mis viejos me decían: "Eh, ¿pero vas a poder vivir del dibujo?", y yo no les podía explicar qué es lo que se siente cuando recibís la retribución de la gente por algo que vos estás sacando tan de adentro tuyo. Eso está muy bueno, sobre todo ahora que estoy tratando de ir más a mis capas internas.

 

Ā

 

 

qué derroche de amor HOME nuevo posta