¡Mirar es todo! #2

Esta es la sección de Los Anormales dedicada a la fotografía. Aquí compartiremos los particulares modos de cuestionar nuestra cultura de fotógrafos de todo el mundo. En la segunda entrega, el fotógrafo cordobés Ariel Barbero.


Processed with VSCO with a6 preset

Ariel Barbero

Córdoba, 26.

Jugando con los chicxs

Ariel Barbero propone una conversación en torno al cuerpo, muestra su necesidad de liberarse de los estándares de belleza que en el pasado lo llevaron a perseguir un ideal que más tarde descubrió imposible y vacío de sentido. Al tiempo que discute con las formas obligadas de la homosexualidad, que también pueden caer en la regla conservadora.

 

 


Desde los quince tengo problemas con mi cuerpo. Siempre me vi gordito. Hace unos años hice una dieta en la que había bajado un montón de peso y estaba súper flaco. Pero en ese momento yo no me veía así. Me veía gordo. Era muy jevi la distancia que había entre la imagen real y lo que yo estaba viendo.”

.
Jugando con los chicxs nació ahí, mientras tenía esta pelea con mi propio cuerpo. Y escuchar a esos chicos, con cuerpos tan marcados, estar tan inconformes con su cuerpo, me hizo ver que es un camino en donde uno nunca va a estar conforme. Me ayudó a aceptar mi propio cuerpo.”

.
FerA los doce, mientras descubría mi sexualidad, cuando me quedaba solo en casa veía un programa por Fashion TV, que se llamaba Uomo TV, que eran portfolios de flacos que tenían unos cuerpazos. Yo quería eso.”

.
Ahora estoy distanciado del ambiente de la moda. Cuando trabajaba como estilista, vi un montón de cosas horribles. Escuché cómo se decía, frente a la modelo, ‘Esta chica tiene las caderas muy anchas. No va. Traigan otra.’ ¡Y la piba estaba ahí! Muchas veces esas modelos son re chicas, y por ahí no están bien rodeadas. Conocí pibas que cuando comenzaron tenían un cuerpo, y a los seis meses las veías destruidas, mucho más flacas, y juraban que siempre habían sido así de flacas. ‘Mami, no me mientas, te estás cagando de hambre.’

.
Conozco marcas que laburan con chicas que están enfermas, y ponen ese rostro como cara de la marca. Recuerdo un caso, en donde había dos modelos, una que para ellos estaba excedida de peso, y la otra -yo lo sabía- sufría de anorexia. Entonces, en la edición de las fotos, hacían más gorda a una y adelgazaban a la otra.”

 

[ 37 MENSAJES DE SEXO ]

 

 
Desde muy chico me atrajo el sexting[NdR: El sexting es tener sexo por mensajes de texto] Pero en un momento se me fue de las manos. Empecé a llegar tarde a lugares por estar teniendo sexo virtual con personas. Comenzó a afectarme en el sexo real, porque me pasaba de calentarme un montón con alguien teniendo sexo virtual, y cuando lo veía en persona, ni se me paraba la pija. Me diagnosticaron adicción al sexo, y cuando lo empecé a tratar, 37 mensajes de sexo fue mi manera de despedirme del sexting.”

.
El sexo virtual es algo muy al alcance. Además era como una anestesia inmediata, porque en relación a mi propia inseguridad, si un día yo estaba mal, subía una foto medio en bolas, y listo, empezaban a escribirme.”

.
Siempre fui respetuoso con la identidad de las personas a quienes les saco fotos y con cuyos mensajes trabajo. Si ellos quieren decir que tal mensaje es suyo o que aparecen en alguna foto, lo pueden hacer. Pero yo no lo voy a decir.”

 

[ Galería de fotos ]

 

Descubrí mi sexualidad bien de chico. Mis viejos saben que soy gay desde que tengo quince. Nunca fui de pedirles permiso para algo. Desde el principio fue ‘esto es lo que hay’.”

.
A los doce leí Padre rico, Padre pobre, y había un ejercicio en el que uno tenía que poner cuántos ahorros tenía y qué era lo que querías ser. Mis ahorros eran algo así como treinta dólares, y lo que yo quería ser era actor porno y tener mi propia agencia de pornografía gay.”

.
Ahora tengo ganas de hacer porno para millennials. Videos cortos con sexo explícito, pero mostrado con la estética con la que hago las fotos; seguir usando espejos, luces, y mantener el anonimato de los participantes. Ya tengo un pequeño guión y al actor principal.”

.
El hecho de tener un hijo gay fue un disparador para que mis viejos se replanteen cosas. Al conocer a mis amigos y sus historias personales, fueron quitándose los prejuicios.”

.
SantiAntes, cuando discutía con alguien sobre estos temas, me enojaba. Pero hoy ya no es así. Tengo primos ultra católicos y podemos hablar, podemos discutir y cada uno dar su punto de vista, y aunque estemos en desacuerdo, está todo bien. El diálogo es muy importante, así ellos también me han hecho ver cosas que no veía. Antes era muy terco. Pero yo -una persona gay- no puedo no tolerar cosas.”

.
Creo que no hay nada que nos haga tanto mal como el gay homofóbico, ésos que te vienen con que no hace falta ser afeminado para ser gay, o que cuestionan a alguien por ponerse una peluca o porque se maquilla. Es el gay que te dice que no hace falta ser una loca. ¡Pero chabón! Somos putos y estamos todos en la misma. Al final del día te comés una pija igual que yo y me venís con estas divisiones. Si uno quiere usar una peluca, ¿qué te molesta a vos?”

.
Muchas veces otros putos, y la sociedad en general, valoran que a uno no se le nota que es gay. ‘Che, a vos no se nota, qué copado’, te dicen, como si te estuvieran diciendo algo re bueno.”

.
Cuando venís de familias conservadoras, muchas veces pasa que te bancan ser gay, pero tenés que ser el mejor en todo lo que hagas, y tenés que caer con un novio, y monogamia y felices para siempre.”

.
Instagram fue eliminándome fotos, y un día, después de dos días sin publicar nada, me eliminaron la cuenta. Supongo que me habrán denunciado, porque por ahí me eliminaban cosas muy viejas. A algunas personas les jode lo que yo muestro. Me han escrito diciéndome que voy a arder en el infierno.”

.
Por un lado me está viniendo bien, porque más allá de que estaban saliendo cosas copadas en Instagram, también me sirve para descansar un poco de la locura de las redes. Voy a aprovechar para generar más contenido y volver a Instagram cuando lo tenga. Y veré qué pasa.”

.

Ariel trabaja con su teléfono celular, un viejo iPhone 5 s. Con él toma las fotos y las edita con las mismas apps que trae el celular.

footer ariel

 

colaborar home